Silvana Vescovo Detencion HijoFederico López, hermano de Nicolás que fue asesinado en agosto de 2016 en Lanús, fue detenido con un gran operativo policial el pasado lunes luego de la marcha y corte de calle que realizaron familiares de víctimas en la puerta de los Tribunales lomenses en busca de celeridad para las causas. En diálogo con DiarioConurbano.com su madre, Silvana Vescovo, denunció que en lo que pareció ser “una causa armada” a su hijo lo detuvieron tras la denuncia de un abogado al que le dañaron el vehículo aunque el agredido confesó que “él no fue”.

Silvana Vescovo denunció que por medio de “una causa armada” en la que se dio “todo muy raro”, detuvieron a su hijo Federico en un operativo “tremendo” en el que se utilizaron “15 patrulleros y cuatro camiones de infantería” y por el cual permaneció 24 horas detenido. “Lo que viví ayer no me lo esperé nunca”, confesó a éste portal.

El hecho ocurrió cuando estaban retornando a su casa, tras la reunión con los alumnos y profesores del Escuela Normal Superior Antonio Mentruyt (ENSAM) de Banfield que pidieron justicia por Anahí Benítez en lo que fue el corolario de una jornada donde ella y sus hijos reclamaron junto a familiares de víctimas celeridad en las causas.

En esa vuelta al hogar, las fuerzas policiales lo detuvieron junto a un adolescente de 18 años acusados de “lesiones y resistencia a la autoridad” luego de una denuncia efectuada por un abogado que quiso superar el corte de calle establecido el pasado lunes pasado como forma de protesta por parte de familiares de víctimas en la puerta de los Tribunales de Lomas de Zamora.

Si bien criticó a las fuerzas policiales porque “lo trataron pésimo”, también rescató que “no le pegaron” aunque se mostró sorprendida por la situación en la que su hijo de 22 años se vio involucrado junto a otro joven de 18 años, ya que remarcó “jamás en la vida cayó en una cárcel, ni por averiguación de antecedentes”.

Acerca del otro detenido, de nombre Nicolás, indicó que “tampoco tenía algo que ver” y que él “había llegado antes a la comisaría con otro chico, que había estado en la marcha” pero cuando arribaron a la dependencia para ver a Federico le dijeron “vos también adentro”, apuntó sobre ese joven al que denunció que en la comisaría “le pegaron y está todo marcado”.

Tras pasar toda la noche detenidos en la comisaría séptima de Villa Centenario, trasladaron a ambos a la dependencia de Parque Barón y los liberaron en horas de la tarde de este martes con descripciones encontradas de los hechos entre las versiones de la familia, la policía y los involucrados.

Según el informe policial, los ocupantes de un Fiat Palio recibieron “amenazas de muerte, seguido de golpes de puño” por parte de los manifestantes que les habrían lanzado un “elemento contundente (palo de madera) rompiendo el vidrio puerta lado acompañante delantera, y los fragmentos del vidrio estallado lesionan con corte en oreja derecha”, aunque la versión de la familia dista bastante.

“Pasó un auto que iba un abogado, casi choca a mi hija y mi hijo lo agrede con un cachetazo. Después viene otro de atrás, de la parte del acompañante, le da con una maza al auto y le rompe todo el vidrio”, relató Vescovo al tiempo que corrigió la versión policial.

En cuanto a los agresores, también hay discrepancias en ambos relatos. Mientras que desde fuentes policiales sindican a Federico López como uno de los tres protagonistas del hecho, su madre aseguró que el joven actuó ante la situación de peligro sobre su hermana metiendo la mano por la ventana para golpear, hecho que reconoció pero “nunca se imaginó que iba a venir uno del otro lado a pegar un mazazo que podría haber matado a una persona”, señaló.

En pos de ahondar en los hechos, Vescovo reveló haber dialogado con el abogado que conducía el vehículo y que éste le comunicó aún más incertidumbres. “Ninguno de los dos detenidos fueron los que me rompieron el vidrio, pero si tu hijo me pegó un cachetazo”, comentó Vescovo al replicar los dichos del abogado denunciante que desliga a ambos jóvenes de los destrozos al vehículo.

“Le pregunté si era mi hijo, el que estaba detenido, y me dijo ‘No, no, él no fue. El que me rompe el vidrio es un flaco alto de campera negra, quiero saber quién es ese’. El único flaco alto que va a las marchas es el que estuvo detenido con Federico”, explicó en esa línea.

Consultada por la identidad del agresor, ella dijo desconocerlo: “No era gente nuestra, no sé quién fue. En las marchas nunca tuvimos episodios de agresión”, sostuvo y al mismo tiempo adelantó que la abogada que defendió a su hijo “va a pedir la filmación” de las cámaras de seguridad instaladas en las inmediaciones.

“Pedí que no le dejen una causa a mi hijo porque jamás la tuvo” porque “fue algo muy raro lo que pasamos”, repitió la madre de Federico sobre el episodio que involucró a más de una docena de móviles policiales y cuatro camiones de infantería para detenerlo. “La justicia ya me deja bastante que desear”, cerró Vescovo, que aún continúa con la lucha para que se detenga al acusado por la muerte de otro de sus hijos, Nicolás, quien fue asesinado el 19 de marzo de 2016, a la salida de un boliche en Lanús, en Hipólito Yrigoyen y Sáenz Peña, a metros del local bailable Kla-C.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano