Romanach MartinEn la primera jornada del juicio oral por el femicidio de Ornella Ragno, declaró el único imputado, Martín Romañach, frente al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora. El acusado por homicidio agravado por violencia de género indicó que la muerte de Ragno se trató de un “accidente” y relató cómo se dieron, según él, los hechos aquella noche de febrero de 2013. El juicio continuará con declaraciones testimoniales la próxima semana.

 

Romañach comenzó su relato manifestando que, en el tercer encuentro que tenía con la joven, se encontraron en una esquina cercana a su casa de Lanús, y que ya habían “arreglado” por mensaje ir a la terraza del edificio de su abuela, lugar donde ya habían ido juntos con anterioridad. Una vez allí, Romañach indicó que “charlaron” hasta que Ornella le manifiesta tener ganas de tomar algo, por lo que se dirige sola al bar Punto Límite – a la vuelta del lugar donde se encontraban – y compra un champagne y dos speed. “Yo le dije que no quería tomar porque me dolía la panza”, afirmó Romañach.

En esta línea, uno de los policías que fue testigo en la primera audiencia y quien entrevistó a Romañach horas después del hecho, indicó que en dicha entrevista el acusado le aseguró que “habían estado en la terraza, se les había acabado la bebida y fueron al bar que está al lado de la comisaría a comprar más”. Por otro lado, agregó que le indicó que “habían tenido relaciones sexuales”, y luego de eso, ocurrió la trágica muerte de Ornella.

Retomando el relato de Romañach, Ornella regresa a la terraza con la compra que había realizado, Romañach abre la botella y toma un trago. Una hora más tarde, y siempre en la terraza del edificio, deciden acostarse en el piso del mismo. Si bien aclaró que no tuvieron relaciones sexuales, sí se besaron y se habían masturbado “mutuamente”, por lo cual ambos tenían los pantalones bajos. “Nos estábamos por ir cuando sucedió todo esto” sumó Romañach, y describió que Ornella “se levanta, y tiene los pantalones bajos y una zapatilla a medio poner. Se levantó para ponerse la zapatilla, levantó el pie y cayó para atrás, se trastabilló”.

Ante tal hecho, y siempre bajo la versión del acusado, Romañach quiso “agarrarla y no lo pude hacer”, ya que fue todo “muy rápido”. Ante este hecho, bajó hasta la planta baja, donde le comentó al encargado del edificio lo que había sucedido. Sin ver el estado de Ornella, que había caído al garaje, se dirigió a la comisaría 1° de Lanús, que se encontraba a metros del lugar.

Consultado por las heridas que se encontraron en su cuerpo una vez realizadas las pericias, Romañach indicó que podrían haber sido hechas por el mismo, ya que suele rascarse. Pero, a la vez, indicó que se “come las uñas desde los 5 años”.

“Estábamos comenzado una relación, conociéndonos” afirmó Romañach, y agregó que Ornella “era una persona maravillosa, muy buena”. En este sentido, negó que la noche del hecho se haya generado una discusión en la terraza.

Consultado por Alicia Chamorro – ex pareja de él, que descubrió por internet lo que había pasado con Ornella, y denunció violencia de género por parte de Romañach – el acusado declaró que la conoció, también, por las redes sociales, y que culminó la relación una vez que se enteró del embarazo de la misma, y manifestó: “supuestamente el bebé era mío, pero yo no le creí”.

Romañach fue imputado, tiempo atrás, por la UFI 8 de Lomas de Zamora del delito de homicidio agravado por violencia de género, pero continúa en libertad porque el juez de Garantías Esteban Baccini negó la detención. Ornella estaba con Martín Romañach, un joven al que había conocido a través de Facebook, en un departamento ubicado en Aristóbulo del Valle al 100, Lanús, cuando cayó del octavo piso y falleció el 10 de febrero de 2013. El acusado había asegurado que Ornella “hizo un movimiento brusco y cayó de la terraza”, pero dicha versión no coincide con las grandes manchas de sangre que se encontraron en la terraza donde sucedieron los hechos.

   
   
   
   
   
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano