Scriva NietoTras la detención de los acusados de robarle y asesinar a un pizzero en Barrio Lindo, partido de Almirante Brown, la hija de la víctima, Antonella Scriva, consideró que su papa y su mama “no se asustaron porque los conocen”, en referencia a los imputados. Sebastián Scriva fue asesinado el domingo por la madrugada cuando cerraba su pizzería junto a su esposa.

 

Los dos detenidos por el crimen de Scriva – según la investigación -fueron a una disco de Monte Grande con el dinero que le robaron al comerciante y unas horas más tarde, ebrios, chocaron en el centro de esa localidad y terminaron detenidos.

“Hasta ayer (por el domingo) pensamos que eran desconocidos, porque era imposible que alguien que lo conociera atacara a mi papá”, expresó Antonella,  una vez conocidas las detenciones de los jóvenes de 18 años.

La hija de la víctima dialogó con DiarioConurbano.com y manifestó que si bien ella no estuvo presente en el momento que ocurrieron los hechos, sí su madre, quien pudo relatar lo ocurrido. “Cerramos el negocio entre las 2, 2 y cuarto de la mañana, y de casualidad ese día se quedaron solos mis viejos”, comenzó la joven, quien se fue cinco minutos antes de que Sebastián reciba el disparo.

La pizzería de Sebastián Scriva estaba ubicada a metros de la esquina de Madariaga y Portugal, en Barrio Lindo, partido de Almirante Brown. “A mi papá le faltaba poner los candados en la persiana y estaba poniendo la comida que sobra, que se la damos a los perros, en el baúl” agregó, y fue allí donde dos personas en una moto se acercaron hacia Sebastián y su mujer. “Nunca nos pasó nada, nunca nos robaron, no se asustaron porque los conocen” reconoció Antonella en relación a los asaltantes, ya que suelen verlos en el barrio y tenían una relación cordial.

“Uno bajó y le dijo que le dé la guita porque si no lo iba a quemar, mi viejo le dijo que espere y le dio la plata del alquiler, que la tenía que pagar ese mismo día, pero como habíamos estado trabajando lo dejamos para el día siguiente” continuó Antonella, y sumó que una vez que recibieron la plata, “fueron unos metros hacia adelante, retrocedieron y le dan un tiro en el pecho”. Una vez que cae desvanecido, Sebastián es llevado al Hospital de Monte Grande por un remisero de la zona, donde fallece luego de ser intervenido.

Para Antonella, los asaltantes “se deben haber dado cuenta que (Sebastián) los reconoció”, y por eso habrían disparado, ya que el pizzero nunca se resistió al robo. Gracias a las cámaras de seguridad de un local vecino, que puso el material a disposición de la justicia, pudieron determinar qué moto había sido utilizada para el robo y cómo estaban vestidos los asaltantes.

“Se dieron el lujo de salir a bailar después de lo que pasó, es inhumano” fue la calificación que utilizó Antonella al enterarse que con el dinero robado a su padre, los asaltantes fueron a un boliche de Monte Grande y pagaron el sector VIP. Al momento de su detención, ambos se encontraban alcoholizados.

Tanto la familia como el barrio en el que Sebastián trabajaba hace diez años, lamentan la pérdida y lo sucedido. “La pizzería la tenía hace diez años, pero él ya había tenido otra en Temperley. Es italiano, maestro pizzero”, sumó su hija, al recordarlo. “En el año 2000 empezó de cero, después de la crisis, a vender comida en una motito. Después de compró un carro de feria, y después de un tiempo pudo alquilar locales. Todos vieron que fue con esfuerzo, y los comerciantes del barrio sienten empatía por lo sucedido porque saben que como le pasó a mi papá le pudo haber pasado a cualquiera” concluyó.

El fiscal Lorenzo Latorre, de la UFI 3 de Lomas, dispuso que los dos jóvenes de 18 años quedaran detenidos acusados de robo y homicidio. 

   
   
   
   
   
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano