Banco DiamanteDos delincuentes, en menos de un minuto y sin armas, robaron este viernes casi un millón y medio de pesos del interior de la sucursal de Villa Diamante, en Lanús, del Banco Provincia. Los ladrones se escaparon con el bolso de dinero en medio de policías que custodiaban el lugar y pasaron corriendo a media cuadra de la comisaría. No hay detenidos e investigan si la víctima del atraco fue “entregada”. El fiscal secuestró los teléfonos celulares de los uniformados que estaban en la entidad bancaria.

 

Fuentes de la investigación indicaron a DiarioConurbano.com que el hecho ocurrió alrededor de las 13,30 de este viernes en la sucursal del Banco Provincia, ubicada en Rucci y Warnes, en Villa Diamante.

Hasta allí llegó con un bolso vacío una empleada de la textil Catamarca, con sucursal en Lanús pero con sede central en la Ciudad de Buenos Aires. A la mujer la esperaban en el banco dos policías – uno de Lanús y otro de Lomas – que llevaban en un bolso similar al de ella el dinero que la empresa debía depositar: 1.450.000 pesos.

Aquí se presenta el primer dato llamativo: los policías venían de Capital Federal con el dinero, fuera de toda actividad formal. Es decir, según las fuentes consultadas, no estaban haciendo las tradicionales horas CORES.

En un pasamanos, los policías le dieron el bolso con el dinero de la empresa a la empleada para que lo depositara y la dejaron en la línea de cajas. Sorpresivamente, en el interior del banco, un hombre le arrebató a la mujer el dinero ante la vista de clientes y efectivos de seguridad. Salió corriendo y ganó la calle.

La Comisaría de Villa Diamante se encuentra a sólo 40 metros del Banco Provincia. “Un vecino alertó al comisario que estaba fumando en la puerta de la Comisaría y salieron a buscarlo pero ya se había escapado junto a un cómplice que hizo de campana”, indicó un investigador que añadió que el fiscal ya cuenta con la filmación del banco en la que se ve el rostro del ladrón.

Otro dato curioso es que los custodios policiales se fueron del banco una vez que le dejaron el dinero a la empleada de la compañía textil.

El fiscal de Lanús Jorge Grieco tomó una medida que parece significativa: ordenó secuestraron los teléfonos celulares de los policías que hicieron la tarea de seguridad informal.

Una de las sospechas apunta a que alguien “entregó” a la empleada, brindado los datos del momento en que realizaría el depósito.

   
   
   
   
   
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano