Masacre WildePlanteos de nulidad, pedidos de prescripción y  constantes renuncias de abogados vienen dilatando el juicio oral y público por un cuádruple crimen ocurrido en 1994: La Masacre de Wilde. A 24 años, la causa se encuentra en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora y la familia de las víctimas reclama que los 9 policías acusados sean finalmente juzgados este año.

 

Desde la querella han venido planteando que los defensores de los policías involucrados en la masacre vienen haciendo planteos que “ya se hicieron en instancias anteriores y fueron rechazados”.

En tanto, fuentes judiciales señalaron que este 2018 “muy probablemente” se fije fecha para el juicio oral ya que – consideraron – “los planteos de las defensas no tienen más margen y el juicio se debe hacer”.

La Masacre de Wilde tuvo lugar en esa localidad de Avellaneda el 10 de enero de 1994 por la tarde cuando un grupo de efectivos de la ex Brigada de Investigaciones de Lanús persiguió y disparó contra dos autos en los que se movilizaban 5 personas. Cuatro de ellas terminaron muertas bajo las balas policiales.

La jueza Silvia González encarceló a once policías por el hecho, pero poco después, siempre en 1994, fueron excarcelados. En 2014, el juez de Garantías 8 de Lomas, Gabriel Vitale, reactivó la causa a partir de una resolución de la Suprema Corte provincial y elevó la causa a juicio oral y público.

Desde ese momento, los defensores de los ex policías comenzaron a realizar planteos que han llevado a que la causa no llegue aún a juicio oral. Hasta el momento, resta que tres imputados presenten pruebas para el futuro debate oral.

Los ex policías que quedaron a un paso del juicio oral son Roberto Mantel, Osvaldo Lorenzón, Eduardo Gómez, Pablo Dudek, Marcelo Valenga, Marciano González, Julio Gatto, Hugo Reyes y Marcos Ariel Rodríguez. Están acusados de “cuadruple homicidio agravado y tentativa de homicidio agravada”, un encuadre jurídico que, de certificarse en el debate oral, no tiene otra pena que la prisión perpetua.

En el hecho fueron víctimas de las balas policiales Edgardo Cicutín, Norberto Cobo, Claudio Mendoza y Héctor Bielsa. Salvó milagrosamente su vida Claudio Díaz, otro librero que iba en el mismo auto que Cicutín.

Desde un inicio, los policías de la ex Brigada de Lanús, que dependían del entonces comisario Juan José Ribelli, sostuvieron que se había tratado de un tiroteo con delincuentes. Luego, se comprobó que el arma que llevaban Mendoza y Bielsa no podía dispararse y que las víctimas no eran delincuentes ni venían de cometer un delito. No obstante, la justicia de Lomas de Zamora estuvo a punto de considerar inocentes a los ex oficiales que dispararon más de 300 balazos contra los autos en donde se movilizaban las víctimas.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano