Creu Lomas FrenteLuego de un intenso juicio en los Tribunales de Lomas de Zamora, donde dos celadores del Centro de Recepción, Evaluación, y Ubicación (CREU) fueron acusados de lesionar a menores por un hecho ocurrido en las instalaciones de Larroque y 12 de Octubre en 2015, la jueza Correccional 4, Andrea Ramos Perea, dictó veredicto condenó a dos años de prisión con ejecución condicional. 

 

Los dos acusados, Fabio Roberto Taboada y Martín Zaracho, fueron condenados por el delito de apremios ilegales, luego de que al menos cinco chicos del CREU denunciaran distintos hechos de violencia que se sucedieron en medio de un incendio en las instalaciones del CREU. La condena es similar a lo que había solicitado la acusación, en manos de la fiscal Marcela Dimundo, quien había pedido tres años.

Por otro lado, la jueza Ramos Perea dictaminó que ambos acusados contarán con cuatro años de inhabilitación para ejercer cargos públicos. La defensa de ambos acusados, que habían solicitado la absolución por los hechos que se les recriminaba, apelarán la condena los primeros días de febrero.

El hecho ocurrió el 26 de octubre de 2015, cerca de las 22, en las instalaciones del módulo I del Centro de Recepción, Evaluación, y Ubicación (CREU) de Lomas de Zamora, en el marco de un incendio que se produjo en el módulo III. Allí, el jefe de guardia del módulo I, Fabio Taboada, “sacó a los menores tomándolos del cuello y aplicándole golpes en el cuerpo” cuando los mismos pedían que abran las puertas para poder salir, dado el humo que descendía del incendio.

Según uno de los testimonios de los menores, al ser sacado de la habitación en dichas circunstancias, fue tirado sobre algunos colchones que estaban en el piso, donde Taboada le pisó la cabeza, provocándole lesiones leves.

Así mismo, en la misma noche, Taboada ingresó a las habitaciones junto con otros “maestros” - como se los llama a los celadores del CREU -, golpeando a otro de los menores, también con lesiones leves.

Por otro lado, Martín Zaracho, “maestro" del CREU, fue acusado de tomar por el cuello a tres menores que pedían poder salir de la habitación, y le aplicó golpes en el cuerpo. A uno de ellos, de los que se resguarda su identidad por ser menores y testigos, lo trasladó al “cuarto de requisas”, donde le aplicó diversas patadas en el área de las costillas y en la cabeza, ocasionándole lesiones leves al igual que a sus otros dos compañeros.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano