Operativo JuegoEl fiscal de Lomas de Zamora José Luis Juárez pidió la prisión preventiva y que se mantenga a detenidos a 12 personas acusadas de formar parte de una banda dedicada a explotar el juego clandestino en distintas localidades del sur del Conurbano. Entre los detenidos hay 5 policías imputados de recibir coimas para no evitar el funcionamiento de las apuestas ilegales.

 

Fuentes judiciales informaron a Diarioconurbano.com que en los próximos días, la jueza de Garantías 6 de Lomas, Laura Ninni, deberá avalar o rechazar el planteo realizado por titular de la UFI 1.

Entre los imputados se encuentra, como jefe de la banda, Juan José Gil, llamado “el rey del juego ilegal”. El hombre tiene 64 años y fue detenido en una de sus vivienda, en Banfield, en el marco de los 80 allanamientos en los que se desarticuló al grupo delictivo.

Si bien en un principio los detenidos eran más de 60, las imputaciones no eran tan graves como para mantenerlos tras las rejas. A pesar de haber sido excarcelados, están ligados a la causa.

El fiscal pidió la prisión preventiva para Juan José Gil, Ernesto Roces, Fernando Lizuain, Omar Walter Díaz, Elizabeth Reyno, Apolinario Martínez, y Carlos Pascual. Ellos están sindicados de ser la parte con mayor decisión dentro de la banda, donde había capitalistas de juego, “correos”, pasadores de quiniela, y administradores de “garitos”.

Para Juárez, el grupo delictivo se dedicaba, en forma organizada, a la explotación, administración y operación de juegos de azar, captando apuestas, sin contar con la debida autorización legal.

En la investigación, se determinó que el grupo contaba con una oficina en la Ciudad de Buenos Aires donde tenía toda la administración del juego ilegal, y registraba los ingresos y los pagos, inclusive aquellos realizados a comisarías para que no intervinieran en sus actividades.

Como parte de la organización, tenían a disposición dos agencias legales de lotería en Temperley, Villa Centenario e Ingeniero Budge, donde “descargaban” apuestas que en el juego ilegal eran muy fuertes. Si perdían como banca, el dinero lo terminaban obteniendo del juego legal, por lo que nunca perdían, informaron fuentes judiciales a este portal.

El pedido de prisión preventiva recayó, también, sobre 5 policías de la Provincia acusados de recibir dinero de la banda para no intervenir sus actividades ilegales. Según la investigación, la banda que lideraba Gil entregaba dinero a efectivos de las comisarías de Budge, Fiorito, y Villa Centenario; y la tercera y el Comando de Patrullas de Esteban Echeverría.

Si bien la banda tenía un fuerte desarrollo en Lomas de Zamora, su actividad se extendía a Lanús, Avellaneda y Esteban Echeverría.  

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano