Espacio publicitario

   

Tribunales EntredacostadoEl juicio por el linchamiento y asesinato de un hombre, ocurrido en enero del 2015, en Villa Centenario, continúa en la etapa de testigos, y se espera que en los próximos días se realicen los alegatos. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora comenzó a juzgar a cuatro detenidos por el crimen. Entre los imputados se encuentran tres integrantes de una familia, y según se expuso en la primera jornada de testigos, el linchamiento y muerte ocurrió luego de que la víctima – Ezequiel Víctor Barraza – haya asesinado a otro vecino la noche anterior, Simón Oviedo.

 

Los imputados son Mario Antonio González – supuesto tío de Oviedo – y sus hijos Maximiliano y Lucas González, y Néstor Romero. Los cuatro llegaron imputados por homicidio en concurso real con incendio. Luego del hecho, los investigadores policiales comenzaron a reconstruir lo sucedido y lograron identificar a los agresores que lincharon y le quitaron la vida a Barraza.

Con versiones cruzadas con lo que fue la primera audiencia, se presentaron testigos de la defensa. Entre ellos, la esposa de uno de los acusados – Lucas – y declaró que el día de los hechos se encontraba en la casa de su suegra, junto con la familia de su pareja, cuando se enteran que la noche anterior habían asesinado a su primo, Simón Oviedo. Al enterarse lo sucedido, Lucas, su hermano y su padre se dirigieron a la casa de la madre de Oviedo, para poder profundizar lo sucedido, y María Belén – la testigo, que en ese momento se encontraba embarazada de siete meses – los siguió.

“Llego a la esquina, y lo veo a mi suegro y mi cuñado Maxi, y me dicen que se iban para su casa”, declaró la testigo frente al TOC 3, y acto seguido ve “un tumulto de gente” en la casa de Barraza, y divisa a su pareja en la vereda. “Con Lucas nos quedamos en la calle, enfrente (de la casa), mirando. Entraban 20 o 30 personas. Veo cómo rompían los vidrios con piedras y palos”, narró. Además, sumó que cuando comenzó a generarse humo por el incendio, se fueron del lugar para resguardar el embarazo.

“Eran ‘Los Cali’, la familia Salazar”, aseguró María Belén consultada por quiénes habían estado atacando la casa de la víctima, e indicó que dichas personas “eran la junta de Simón”, el primer fallecido. Además, relató que ‘Los Cali’ “ya habían amenazado con que iban a ir” a la casa de Barraza, el asesino de Simón Oviedo. En la causa, hay personas que aún se encuentran prófugas, por lo que se le exhibió a la testigo la fotografía de tres personas – un hombre y dos mujeres – y los identificó como parte de dicha banda.

Dicha declaración se contradice con la madre de Barraza, que declaró en la primera audiencia, y colocó a todos los imputados dentro de la casa de su hijo, y los identificó como quienes lo habían agredido y causado su muerte. La madre de la víctima se encontraba dentro de la casa con su hijo cuando se sucedían los hechos, según indicó al tribunal semanas atrás. Cabe recordar que la defensa de los imputados es llevada adelante por Cristian y Pablo De Fazio.

Por otro lado, una vecina del barrio se presentó a declarar y también indicó que los imputados se encontraban “sobre la calle, enfrente, afuera de la casa” y admitió ver a “algunos de Los Cali” dentro.  A la testigo también se le exhibieron las fotografías de los prófugos, y a una de las mujeres de la banda ‘Los Cali’ no sólo la identificó como la mujer de Simón Oviedo, sino también como “la esposa de mi primo”. La fiscal de la causa, Viviana Simón, advirtió dicho lazo de parentesco con la primera víctima, pero la  testigo finalmente se retractó y admitió no ser prima.

El hecho ocurrió en el mediodía del 24 de enero de 2015, en la esquina de Bayona y Bustos, en Villa Centenario. Por razones que se desconocen Barraza y Oviedo, vecinos de la zona, comenzaron a discutir y luego a pelear. Todo terminó cuando Barraza le dio dos cuchilladas a Oviedo, de 30 años, y se alejó del lugar. El herido fue trasladado al Hospital Gandulfo, donde falleció como consecuencia de la agresión recibida.

Al enterarse de lo ocurrido, los familiares y amigos de Oviedo comenzaron a buscar a Barraza para agredirlo. Primero apedrearon su casa, y el grupo de personas hizo salir a Barraza y comenzaron a golpearlo y algunos de ellos lo cortaron con una cuchilla. Como consecuencia de la violenta agresión, el hombre falleció en la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Fiorito.

La fiscal de la causa agregó que además de los cuatro imputados, hay personas que al día de hoy se encuentran prófugas de la justicia. Entre ellos, la familia de la víctima reconoció a sujetos identificados en el barrio como “Los Cali”, y que también participaron del hecho. 

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano