Espacio publicitario

   

Ariadna sonaSusana Sona, madre de Ariadna, la adolescente víctima de femicidio en El Jagüel en 2015, dialogó con Diarioconurbano.com luego de la segunda audiencia del juicio contra Marcos Maciel, el único acusado por el hecho. Finalizada la etapa de testigos, y a la espera de los alegatos que se realizarán en los próximos días, la madre de la víctima aseguró que espera una condena “ejemplar” y resaltó el trabajo de quienes llevaron adelante la causa en todo momento. El juicio es llevado adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 de Lomas de Zamora, e interviene la fiscal especializada en violencia de género, Verónica Pérez.

 

Susana indicó que durante las dos audiencias, donde se escuchó el relató de casi una decena de testigos, “se cumplió con el objetivo, que era que todos los testigos que se presentaron de parte nuestra reflejaran lo mismo, lo señalaron a él, que lo vieron a él” y destacó que “no hubo ninguna contradicción en los testimonios de los chicos que declararon”, lo que fortalece la versión que ubica a Maciel en el lugar donde Ariadna fue asesinada. “Incluso los policías declararon lo mismo también, uno de ellos encontró la ropa, el arma y demás” agregó.

Marcos Ezequiel Maciel llegó imputado por homicidio calificado por mediar violencia de género, por ser la víctima mujer, con abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego en tentativa.

Además, la madre de Ariadna valoró el trabajo de la fiscal que llevó la causa en sus comienzos, Carla Musitani, en la UFI 2 de Monte Grande. “Fue excelente, se movió con una rapidez increíble. El proceso ahora está en Lomas porque corresponde en esta instancia, pero si no hubiese sido por el movimiento de Carla Musitani cuando ingresó todo, que pidió una orden de allanamiento, no sé cuál hubiera sido el resultado, hubiera sido otra cosa. El primer paso fue lo esencial y estoy súper agradecida” manifestó en diálogo con el portal.

En relación a los alegatos, que se escucharán la próxima semana, Susana afirmó: “no sé qué van a determinar, pero nosotros esperamos una perpetua, una condena ejemplar”.

Por último, manifestó que junto con su familia hoy están “fortalecidos”. “Nos pasó esto hace un año y ocho meses, bastante tiempo para llevar adelante todo el proceso y el dolor que pasamos. Tenemos un nieto que pregunta todos los días por su mamá, pero estamos fortalecidos esperando una buena respuesta de la justicia” concluyó.

En la primera jornada, los testigos indicaron que luego de haber estado con Maciel en la estación de trenes de El Jagüel, se retiraron, y cuando regresaron "él salió corriendo, y Ariadna estaba toda ensangrentada". "Estaba toda golpeada, con la bombacha baja hasta la rodilla, no podía hablar" agregó el testigo. El personal policial, que también actuó como testigo en el juicio, sumó que al momento de su detención, Maciel tenía sangre en sus manos y uñas, además de rasguños en toda la espalda.

Por su parte, la madre de Ariadna indicó al tribunal que cuando llegó al hospital de Monte Grande, donde había sido trasladada su hija, llegó a preguntarle si había sido Maciel el responsable, y afirmó que su hija "asintió". "Ella salió a las 19 con 100 pesos a comprar para la cena y nunca volvió" lamentó. 

Ariadna Sona, de 18 años, murió luego de agonizar durante casi una semana tras ser apuñalada y mutilada en El Jagüel, el 7 de diciembre de 2015. Marcos Ezequiel Maciel fue detenido pocas horas después del asesinato, quien interceptó a la víctima muy cerca de la estación de El Jagüel, la amenazó y la llevó hasta un lugar oscuro donde intentó violarla. En esas circunstancias, Ariadna se resistió y el hombre le aplicó 17 puñaladas que incluyeron el corte de una oreja y tres dedos.

   
   
   
   
banner nuevo Encuentro
   

Radio URBE 97.3Mhz  

   
   
   
   
   
   
© DiarioConurbano